Rompiendo etiquetas en la U

Hace 2 semestres, Burlando Fronteras llegó a la Universidad Evangélica Boliviana para compartir un taller práctico sobre periodismo y “discapacidad”. Compartimos conocimientos que buscan romper con los discursos dominantes que los medios de comunicación vierten sobre las personas con etiqueta de discapacidad. Analizamos noticias, artículos de opinión y textos institucionales; proyectamos cine sobre la temática; debatimos sobre el lenguaje y las distintas formas de llamar a la “discapacidad”; nos sumergimos en la Historia. Lo más importante, invitamos a personas con etiqueta de discapacidad a que nos visiten y aporten su propia voz.

WhatsApp-Image-2017-11-13-at-2.29.53-PM-1.jpeg

En esta ocasión, nos ha visitado Samuel Cabrera, presidente de la Federación de Personas con Discapacidad del departamento de Santa Cruz. Es un marchista experimentado que participó en todas las marchas del sector desde el 2005 hasta la actualidad.

Las y los estudiante, al recibirle, comprobaron que la universidad cumple con los parámetros de accesibilidad en la planta baja con rampas y agarraderas. Sin embargo, no se cumple dichos parámetros si se quiere acceder a la planta superior. Pues solo hay gradas y no ascensor o rampas que permitan el acceso a quienes se desplazan en silla de ruedas. Ante la falta de accesibilidad a nuestra aula que se encuentra en la segunda planta, rompimos la etiqueta y nos trasladamos al jardín. Dimos la clase sintiendo el pasto y acompañados por los pájaros.

Samuel nos contó que hace 30 años su vida cambió drásticamente cuando un accidente automovilístico le obligó a dejar de caminar y le forzó a desplazarse impulsado por una silla  de ruedas. Pese a lo duro que le pareció su situación al principio -debido a la discriminación, lástima y autovaloración- ahora siente que la “discapacidad” le sirve para ampliar horizontes. “Aprendí a dominar mi mente. Me di cuenta de que recuperar un oficio me ayudaría no sólo a ganar dinero; sino también a mantener alejados los pensamientos tóxicos de mi cabeza. Aprendí, queridos jóvenes, a valorar cada peso que gano como fruto de mi trabajo. Antes lo derrochaba”, dijo Samuel.

Sobre la situación sociopolítica actual, Samuel sostiene que la lucha de las personas con etiqueta de discapacidad por una renta mensual digna no es algo inventado por otros. “El presidente nos lo prometió en la campaña electoral que le permitió llegar al poder por primera vez. Pero después se olvidó. Ahora, con la nueva renta mensual que se dará a partir del año próximo, más la inserción laboral en empresas públicas y privadas, se abren nuevas posibilidades para nosotros. Pero, yo les pregunto: ¿creen que no habrán diferencias entre las alcaldías a la hora de pagar la renta? ¿se encargarán las alcaldías de censar a toda la gente de sus municipios? ¿qué tipo de trabajos obtendremos en las empresas públicas y privadas? ¿cómo llegaremos a ellos si los transportes no están adaptados?. Quién no lo vive, no sabe. Las autoridades hablan sin estudiar las necesidades de nuestra gente”, asegura.

Finalmente, el grupo de estudiantes le preguntó sobre las condiciones de la ciudad de Santa Cruz. “Hasta que la alcaldía no ponga un transporte propio que le quite poder a los sindicatos de transportistas, no tendremos unas condiciones dignas a la hora de desplazarnos”, respondió Samuel.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *